Tocar de oído

Carlos Vicent Focus

Es una idea comúnmente extendida, que los músicos que tocan de oído suelen ser autodidactas con escasa o nula formación, instrumentistas o vocalistas con cierta habilidad innata para el ejercicio musical, pero sin el conocimiento necesario para hacer música de alto nivel. En concreto, existe una asociación popular y significativa entre el hecho de no saber leer una partitura y suplir esta carencia con la herramienta de la intuición. A fin de cuentas, se infiere que quien no sepa leer un pentagrama es un iletrado musical. Esto no tiene porqué ser necesariamente cierto, por eso quiero aportar algo de luz a ésta cuestión.

Saber leer una partitura no quiere decir que se entienda todo acerca de la música que contiene. Si bien es cierto que poder leer un pentagrama revela cierta información musical, la cosa no acaba ahí. El solfeo está englobado en el campo de la teoría musical, es un código para la comunicación entre músicos. Si lo comparamos con un idioma, es posible estudiar y llegar a leer un libro de filosofía, pero eso no quiere decir que lleguemos a comprender las ideas que habitan en las palabras. Más aun, es posible leer una partitura y entender la lógica de su funcionamiento, identificar los elementos musicales que permiten que ésta tenga sentido, pero no comprenderla internamente.

Para nosotros, los guitarristas, cualquier idea musical por sencilla o compleja que ésta sea, se ve enmarcada en tres planos de información:

• Plano Lógico
Es la comprensión intelectual de lo que tocamos. La música utiliza varios códigos, que delimitan y organizan el sonido en diferentes categorías. La teoría permite racionalizar el proceso musical, dotándolo de un sentido lógico y el acceso a nuevas procesos musicales, que de otra forma quizá no imagináramos.

• Plano Visual
El acceso práctico a la información, pasa por crear una imagen mental de la posición geográfica de los sonidos en el mástil. Con frecuencia es la forma en que damos nuestros primeros pasos con el instrumento. Utilizamos la memoria fotográfica para recordar la forma de los acordes, escalas o arpegios que aprendemos.

• Plano Sonoro
La comprensión interna del sonido es lo que hace que todo funcione para nuestro oído musical. Que lo que oigamos tenga un sentido independientemente de reglas teóricas o posiciones aprendidas, es lo que permite que podamos usar el material musical en determinada forma. Este plano es el primero en importancia, aunque no es posible basarse únicamente en el. Es actuando en conjunto con los otros dos lo que facilitará desarrollar plenamente nuestra capacidad como músicos.

Por tanto, si aprendemos un acorde (o cualquier otro concepto) habremos de entender su origen, construcción y sus posibilidades (plano teórico), conocer los diferentes patrones que genera en el mástil (plano visual), y reconocer su sonido (plano sonoro).

La técnica se convierte así, en una llave maestra para abrir las puertas de acceso al uso de los tres planos interrelacionados. Es por esto que la técnica no tiene nada que ver con la música, solo es una necesidad circunstancial al hecho de hacer música. Una necesidad totalmente inevitable, por otro lado.

Aunque parezca paradójico, los guitarristas podemos sobrevivir “hasta cierto punto” sin utilizar el plano teórico, ya que lo suplimos con la combinación de los otros dos. Nuestro oído informa a nuestra memoria fotográfica del efecto resultante de una combinación. O a la inversa, tocar una secuencia de notas basada en términos visuales, va a tener que pasar el inevitable filtro del sonido, ya que nos parecerá correcto o incorrecto. Esto es debido a que nuestra percepción de la música está fuertemente condicionada por el entrenamiento que nuestro oído ha recibido inconscientemente. La música está en cualquier lado y hemos estado expuestos a ella desde que nacimos: en un anuncio de TV, en una tienda, en el cine, en una sala de espera. Por eso, cuando empezamos a tocar un instrumento no partimos de cero en ese plano. El oído de la mayoría es lo suficientemente sensible para apreciar la diferencia entre un acorde mayor y menor, reconocer un compás de 4/4 o ciertas escalas. Por supuesto, para ser músico hay que educar el oído mucho más allá de esto, y es un proceso que jamás acaba, pero esa ventaja con la que contamos favorece nuestra intuición.

Pero lo cierto e interesante es que cuando los músicos estamos inmersos en el proceso creativo, no estamos pensando ni en reglas teóricas, ni en patrones visuales. Todo eso está tan asimilado, que no hay necesidad de intelectualizarlo. Simplemente prestamos atención a lo que suena en nuestra imaginación y coordinamos todo a tiempo real para que se materialice en música.

Buena parte de músicos empezamos tocando sin más referencia que nuestro oído. Y de verdad creo que es la mejor forma de empezar a aprender música: oyendo, cantando, y jugando con el ritmo. Si tu oído te pide hacer música, es inevitable que empieces a utilizar los otros planos. Ya solo es cuestión de tiempo que te conviertas en músico.

 

Si deseas estudiar guitarra y armonía conmigo, escríbeme o déjame un comentario en el Blog. Hablemos y veamos como te puedo ayudar a seguir progresando como músico.

10 pensamientos en “Tocar de oído

  1. Excelente artículo. Soy ,músico de oído como Ud dice. Tengo 67 años y desde los lejanos 14 toco el arpa y el piano; por cierto el arpa criolla (venezolana) se afina normalmente en re mayor de modo que durante largo tiempo relacioné el re del arpa con el do del piano ( el arpa criolla así afinada es una especie de piano vertical sin teclas negras)…Toco un poco el cuatro y aprendí visual y auditivamente todas las tonalidades planas de la escala desde el do hasta el si pasando por bemoles y/o sostenidos y disonancias. Esto me ayudó notablemente a comprender que hay una especie de fórmula matemática en la música occidental que se repite casi invariablemente de manera que al oír una música ya la estoy tocando inconscientemente. El método cifrado ( C d e f g a b 7 9 disminuido aumentado etc) me permitió acercarme un poco mas a la ejecución de piezas de discímil armonía o arreglos pero, y aquí viene a cuento lo del Do del piano y el Re del arpa, cada vez que me enfrento a una música que no conozco automáticamente va mi mente al re ( si es mayor ) o al Si ( si es menor) pero al tocarla en Do, por ejemplo al piano, tengo que tocar mentalmente en re y “traducir” a Do. Un tanto complicado ¿no?, pero en realidad es un proceso automático. Igual me ocurre con las armonías de las canciones para arreglar una 2da o una 3a voz…Jamás pude estudiar música por un bloqueo de un maestro en mis lejanos 7 años quien erigió en mi una infranqueable barrera para el aprendizaje formal de la música mas no así para COMPRENDERLA…Gracias por su artículo, lo compartiré.

    • Hola Feliciano,
      Gracias, me alegro de que te haya gustado el artículo.
      Increíble tu historia con el arpa criolla y tu asociación de las tonalidades. Muchas gracias por compartirla conmigo y el resto de lectores del Blog. Espero que sigas participando!
      Un abrazo

  2. Lo grande de la música es que admite a todo tipo de aspirantes; de oído o de estudio, todo el que es capaz de ponerse delante de un público y transmitir sentimientos se le puede considerar músico y artista, por supuesto.

  3. Me encantó tu artículo. Tus reflexiones sobre el llamado músico de oído son reconfortantes para mí, pues siempre me ha pesado el hecho de no haber desarrollado la parte académica de mi experiencia en la música. Por cierto, ¿sabías que el gran José Alfredo Jiménez era totalmente lírico, y que ni siquiera tocaba lo más básico de una guitarra?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s